Percusionistas

"Sin Salsa, mi vida sería tan negra como mi piel".  T.O.

Foto: D.C.

Quibdó, Chocó. 26 de Febrero de 1958.

Su maestro fue Víctor Montaño Cuesta, su hermano mayor, quién tocó entre otras orquestas con el Grupo Niche. Es una perogrullada necesaria decir, que el ritmo habita en su vida, su camina'o manso no se parece a los tramacazos que le mete al cuero. En el pacífico colombiano, en compinchería con unos amigos montaron la agrupación "Los Tremendos". Posteriormente integró orquestas que giraron por toda la región como "La Fantástica" y "La Auténtica".

“La música me saca de todos lo vicios, del único que no me ha podido sacar es de las mujeres”.  T.O.

En la capital colombiana tocó de planta en el Hotel Intercontinental, Hotel Tequendama y, en orquestas como "La Banda de Saoco" y la popular “Washington y sus Latinos”, su líder, un mamador de gallo excelso, fue un promotor pionero de la salsa en Chapinero, por esos días una localidad cultural céntrica.

Toñito es puntual como su clave, eso le llamó la atención a Alexis Lozano, quien lo reclutó para la primera orquesta que fundó en Bogotá, antes de la hoy aún vigente Guayacán.

“Coño, que maricada es esa del racismo...el negro pega con todo”.  T.O.

Cuenta Toño, que en algún momento tuvo la oportunidad de viajar a Alemania donde pudo pulir conocimientos musicales en el conservatorio de La Universidad de Colonia, allá logró sobrevivir gracias al golpe, al palo duro y el cuero templa'o.  Admira profundamente a Orestes Vilató: 


"Ese señor Orestes es el mejor, escuche el tema Junio 73 de La Típica 73 (de Ray Barreto), ahí está todo".  T.O.  

Lo descontrola el desafine, que es para él la deslealtad a la música, no soporta que números ensayados se toquen mal, sale de la sala, respira, se fuma un cigarro y luego acaba riéndose de vuelta, diciendo cosas como:

“El conguero bueno  toca con las manos, no con la boca”.  T.O.


Ejecutó toda la percusión y colaboró en los arreglos de "Veneno infernal" y "Cartucho", tracks de nuestro primer CD. Nos acompaña desde 2008, es pionero en SON CALLEJERO.



“Yo he tocado con tantas orquestas que ya perdí la cuenta, eso ya es pasado, lo que importa es el ahora... para mí, Son Callejero es mi última oportunidad como músico... no hay más”.  T.O.
Por: D.C.